Posts etiquetados ‘mi vida’

El año 2009 fue muy importante para mí, he aprendido más en este año que en toda mi vida, han pasado sucesos extraordinarios, así como algunos no tan buenos, pero que de igual forma fueron importantes. En este año renací, mi mente se abrío de golpe a una ideología que va más allá, mis pensamientos cambiaron así como mi perspectiva, y todo eso ocurrío mientras estaba sentado viendo, escuchando, apreciando, a Jaime López.

¿Por que es tan importante? peor aún, ¿por que es tan importante para mi?
Me cuesta mucho trabajo explicar por que es tan importante en mi vida, por que de cierta forma su música le da cauce a mi vida y sus letras sentido, por que es un ejemplo, un guía, un Gurú, y al mismo tiempo, un hombre, tan sencillo y carismático como cualquiera.

Fue muy impactante leer una anéctoda de él, en la que hace más de 20 años un jovencito le preguntaba que en donde podía conseguir su primer disco, y Jaime le dijo que era imposible. Pero que quizá él tenía alguno guardado y que con gusto se lo regalaba.
Veinte años después, pero esta vez en mi presencia otro joven le preguntaba por el libro de Lírica, y Jaime otra vez le dijo que él podía conseguírselo. Jaime sigue siendo ante todo, una gran persona, sencilla y con los pies en la tierra.

Hablar de su música es complicado, por que cada disco es un genero distinto, tal vez es la misma canción la que aparece en todos, sin embargo en cada genero suena diferente, utiliza cada genero a su gusto, lo modifica, lo cambia, mejor dicho lo transforma a la medida de lo que quiera expresar y eso, no es tan facil como suena.
Entendí el poder del acordeón, de la jarana, del piano, de la harmónica y no sólo de una guitarra eléctrica, aprendí que una buena canción se debe de poder tocar desnuda o de frack, ósea a capela o con una orquesta.

Acepte el poder de la Lírica, pues sus letras van más allá de un simple tema, más allá de algún sentimiento o de una idea, es una completa gama de conceptos y pensamientos, sus canciones pueden ser poemas o calculados y cantados albures, aunque como el lo ha dicho “¡Yo no hago poemas, carajo, sino canciones! en nuestros rumbos, cualquiera los hace; pero saber medir los versos, combinar la sonoridad y el sentido de las palabras, hacer en fin que la poesía cante, ya es otra cosa“. 
No solo admiro e idolatro sus letras, también el uso del lenguaje, pues es un compositor que tiene un completo manejo del castellano. Jaime López es el maestro de las aliteraciones, y cada una de sus virtudes, opaca otra. 

Citando el comentario de José Joaquín Blanco en la reedición de Lírica:

Jaime Piensa mucho cuando canta, canta mucho cuando toca; hace mucha poesía en el rock, escribe demasiado rock en sus poemas; es muy tropical para rockero y muy norteño para tropical; demasiado filosófico para alburero, demasiado alburero para filósofo; “Se pasa de lingüista”, se quejaban los músicos; “Se pasa de músico se quejaban los lingüistas.”

Este roquero de la escuela de Lope de Vega, es también un alburero fronterizo que sueña en Matamoros a ambos Dylan, Bob y Thomas, pero con resonancias caribeñas de cumbia. Sólo que sus cumbias no olvidan el panfleto, como no lo olvidaban los poemas de Quevedo, y sin dejar de bailar, y más bien sincopando el baile, entran a cuento las discusiones políticas, ideológicas, sentimentales… ¿Por qué resistirnos a ello? ¿Prescinden acaso de ellas los corridos o los sones?

Este beatnik cervantino del lado costeño de la Colonia Portales; este Góngora fronterizo y tropical, este Lope de Vega sobre el asfalto; este Quevedo armado de un conjunto de rock, no se conforma pues con hacer música, maroma y poesía. Es además un cuentero. Un Infante Don Juan Manuel en la Calzada de Tlalpan, gustoso de inventar cientos de historias en sus canciones, y nos ofrece un Conde Lucanor bien defeño pero tamaulipeco, con su Golfo de México muy oaxaqueñamente establecido en Nueva Orléans.

En muchas de sus canciones hace poesía mediante el atrevido recurso de contar cuentos -de cantar cuentos-, o novelas o dramas sucintos. ¡Cuántas historias con personajes, ambientes, tramas completas! Claro que esos cuentos quieren además ser comedias, comedias musicales. Sketches en dodecasílabos perfectos. La carpa del endecasílabo. Sus antros de rock a toda batería y resonante bajo en los sonetos. Y esas comedias musicales también le cortan un gajo a la sátira y a la caricatura, en la tradición del Gallo Pitagórico y Guillermo Prieto.”

En conclusión, NO puedo explicar el personaje que es Jaime sin deshacerme en halagos, ni siquiera puedo explicar por que lo es para mí, simplemente, la mayoría de mis sueños y de mis héroes están conglomerados en él.

Es difícil explicar un “nosotros” y más aún cuando es el primer nosotros de mi vida: No solo es difícil, es extraño y especial. Raro.

No puedo describir lo especial que fue para Violetta, el conocer a Eric, pero si puedo imaginar lo crucial que fue para Eric haber encontrado a Violetta. Violetta que era una aprovechada, sin corazón, y tal vez sin alma.
Egoísta, oportunista, mentirosa, una Witch disfrazada de bicth, o como ella misma se describe, “una alimaña barata como vino en tetra-pak, y al mismo tiempo cara, como cualquier coatlicue traicionera“.

Sin embargo, aún siendo como es, se enamoro, claro, a su forma y estilo, obvio sin aceptarlo y mucho menos demostrarlo, pero así fue. Ocurrió.
imagínenla recorriendo el mall, mientras hacía cuentas en su cabeza, calculando cuanta ropa podía comprar con los cien mil dólares, pero no sola, de la mano de Superman, con su primer nosotros, dejando a un lado el ego. De aparador en aparador, con la adrenalina al limite, sabiendo que había violado quien sabe cuantas leyes federales y buscando la siguiente barda para saltarse.

Con cara de no rompo un plato, unos senos que crecían como milagros y el escote en su lugar, y la mirada en su objetivo, New York. Dándose su estrenón en un probador de ropa, con la encargada tocando la puerta, y con miles de dólares en el piso.

Todo, con una canción de fondo, The Passenger de Iggy Pop. Una canción que habla de la noche, de los placeres de la oscuridad, de viajar, de cabalgar sin rumbo, pero con un objetivo, no detenerse. Pero no va solo, va con alguien, alguien a quien le muestra las estrellas, el cielo, la ciudad, la noche que luce tan bien, para después decirle que todo eso esta creado para ellos dos, para nosotros.

En algún momento, en algún sueño, en algún delirio, imagine a una persona, un personaje, la protagonista y antagonista de mi historia, de la película de mi vida. Imagine como debía ser, actuar, hablar, obvio tenía que ser tan parecida a mi como para amarla y al mismo tiempo odiarla, con un ego aún mayor que el mio, que me convirtiera en Superman y al mismo tiempo ella fuera mi kryptonita. Violetta estaba en mi mente, estaba en la novela, estaba en mis sueños, hasta que un día, …la encontré en mi vida.

Es como si Gustave Flaubert hubiera tenido un affair con Emma Bovary, como la Joan Baez de Dylan, La Priscilla de Elvis, como Bonnie y Clyde, como Rick Blaine e Ilsa Lund en Casablanca, como Leonard y Virginia Woolf, mejor dicho, Como Luisa Lane y Clark Kent.

Y en el fondo de la acción, de las mentiras, de los besos, de caricias, miradas, mordidas, lagrimas, gritos, poemas, mensajes, sueños, desvelos, infidelidades, abrazos, cerdos, canciones, regalos, promesas, en la búsqueda del Corvette amarillo, en la lucha de egos. Sólo puede haber una canción para esa escena, mientras cerramos nuestros ojos y arrojamos los dados, casi con ganas de que todo se lo lleve el diablo.

The Passenger

I am the passenger
And I ride and I ride
I ride through the city’s backsides
I see the stars come out of the sky
Yeah, the bright and hollow sky
You know it looks so good tonight

I am the passenger
I stay under glass
I look through my window so bright
I see the stars come out tonight
I see the bright and hollow sky
Over the city’s ripped backsides
And everything looks good tonight

Singing la la la la la..
lala la la, la la la la.. lala la la

Get into the car
We’ll be the passenger
We’ll ride through the city tonight
We’ll see the city’s ripped backsides
We’ll see the bright and hollow sky
We’ll see the stars that shine so bright
Stars made for us tonight

Oh, the passenger
How, how he rides
Oh, the passenger
He rides and he rides
He looks through his window
What does he see?
He sees the sign and hollow sky
He sees the stars come out tonight
He sees the city’s ripped backsides
He sees the winding ocean drive
And everything was made for you and me
All of it was made for you and me
‘Cause it just belongs to you and me
So let’s take a ride and see what’s mine

Singing la la la la.. lala la la
la la la la.. lala la la

Oh the passenger
He rides and he rides
He sees things from under glass
He looks through his window side
He sees the things that he knows are his
He sees the bright and hollow sky
He sees the city sleep at night
He sees the stars are out tonight
And all of it is yours and mine
And all of it is yours and mine
So let’s ride and ride and ride and ride

Oh, oh, Singing la la la la lalalala….

“La gente se enamora y no vomita, por eso se envenena”
Violetta R. Schmidt

 

Por más tonto que parezca, siempre hay niños que reprueban en tercero de primaria. Generalmente por que son idiotas, tontos, lerdos y que vienen de familias disfuncionales, en donde papá es un borracho y golpea a mamá.

Hubo una vez en que uno de esos niños, me odiaba. No había día en que no llegara a la escuela, y que el no comenzara a insultarme.

Cosa que a mi no me importaba, me venían guangos sus insultos. Y eso le molestaba aun más, yo siempre le regresaba los insultos el doble de ofensivos. Así que poco a poco los demás niños se fueron hartando de él y de sus maldita envidia hacia mi.

En aquellos días tenia muchos amigos, a la mayoría de los niños les caía bien, y a las niñas más. Lo que aumentaba el odio en el corazón de aquel niño, pues yo acababa de llegar a esa escuela en ese año, y de alguna forma el sentía que ese era su territorio.

El colmo,  llego cuando al siguiente año, en el inicio del ciclo escolar, después de la ceremonia justo al terminar las efemérides, presentaron a una nueva maestra que comenzaría a dar clases ese año. Pero la maestra no llegaba sola, venia acompañada de su hija, que por cuestiones obvias, cursaría el sexto grado de primaria en esa escuela.

Era la primaria, éramos unos niños, y aun así, se notaba que aquella niña en algunos años iba a tener una enorme cola, (o fila, como sea) de pretendientes.

El primero en echarle el ojo, fue mi archí enemigo, que para colmo, era un estupido, así que el nunca le hubiera dicho algo. Debo reconocer, que por ser la novedad, me intereso, y un día, le pedí que fuera mi novia, claro, de los nervios termine compartiendo accidentalmente mi helado de limón contra su falda. ¿Ya mencione que el me odiaba demasiado?

Fue la gota que derramo el vaso, le acaba de robar al amor de su vida, y era un buen pretexto, para golpearme. En este punto del relato, cabe destacar que él, era mucho mayor, tenia cómo 15 años (ok, no tanto pero si era mayor) y era un reverendo idiota, había reprobado no se cuantos años, y aun no terminaba la primaria. Y no solo era el, tenia un primo que también había reprobado un año: La idiotez era de familia.

Así que un buen día, los dos decidieron tomar cartas en el asunto e ir y agredir al pobre de mi, recuerdo que nosotros jugábamos canicas, cuando llegaron en su actitud de gandules amateur, inmediatamente su primo me sujetó por la espalda, el tipo comenzó a reclamarme cosas que en su muy, muy pequeño mundo, según él, yo había arruinado. La mayoría de mis amigos en ese momento se fueron a otro lado, sólo los más curiosos se quedaron en espera de ver mole, el más valiente se acerco para decirles que no fueran montoneros, y hasta ahí, por que luego el también se aparto en espera de que me golpearan.

Ese día, entendí varias cosas, las diferencias entre un compañero y un amigo, aprendí que lo importante era ser valiente, aunque te estuviera cargando la chingada, y que hay momentos que te acompañaran para siempre.

En ese momento, sólo una persona se acerco, para empujar a aquel tipo y decirle que me dejara en paz, que el no tenia por que reclamarme esas cosas y mucho menos el que yo anduviera con esa niña, pues el no era nadie. En ese momento, ese niño le soltó todas sus verdades en menos de 1 minuto, claro, eso le valió, que el puñetazo que llevaba mi nombre y que contenía tanto odio, de tanto tiempo, no me lo dieran a mi, sino a el.

Ese valiente (baboso) niño no era mayor, no era muy fuerte, no era muy grande, un poco gordito tal vez, y aun así, sabiendo que tal vez nos partirían el hocico a los dos, se metió a defenderme, sin duda, él era más que un compañero, el demostró que era mi amigo, y que no importaba que aquellos gañanes fueran mayores, éramos dos y así los enfrentaríamos.

El saldo; un labio reventado, el desahogo de mi archí enemigo, y una amistad que hasta la fecha, perdura, dura.

Siéntate y lee, le diría yo, por que así somos, ¿verdad Olivares?

Un abrazo amigo.

Amo a Scarlett Johansson.